He comenzado a dar las gracias cada día, varias veces al día. 

He comprado unos pequeños adhesivos redondos donde aparece escrito «gracias», y debajo, un corazoncito dibujado. Me gustan mucho.

Entiendo que te parezca algo pava.

De momento los he puesto en el ordenador y en el móvil.

Me cuesta ser agradecida. A menudo quedo insatisfecha por lo que tengo, codicio más. 

Para mí se trata de dar las gracias porque respiro y, en este momento, estoy sana. Esto me ayuda a recordar que realmente tengo todo lo que necesito. Lo más importante es la salud, cuando falla la salud, todo lo demás se va al garete. Algo que muchos enfermos terminales saben muy bien. 

Frente a la enfermedad no hay dinero, fama o prestigio que te ampare.

A menudo damos por hecho nuestra salud y esto nos lleva a subestimar su importancia. Dar las gracias es vivir más consciente de lo importante que es estar bien. 

Además, me ayuda a estar en la disposición de aceptar todo lo que ocurre. Cualquier imprevisto, cualquier tropiezo o desatino se puede agradecer. 

De esta manera, cambio la perspectiva. 

  • Al cambiar la perspectiva, hay más libertad para poder observar lo que está pasando.
  • Observar con libertad es el primer paso para poder elegir con libertad. 

Si no tienes delante todas las opciones a tu disposición, si no miras en todas las direcciones y desde varias perspectivas, difícilmente podrás elegir con libertad.

Si solo ves una opción o dos no hay mucho que elegir. Cuanto más libre eres, más perspectivas tienes. 

Es cierto que eres libre, pero ¿durante cuánto tiempo del día estás libre?

Es muy probable que a menudo caigas víctima de alguna exigencia tuya o de expectativas, ansiedad, deseo. Es posible que te pierdas persiguiendo alguna zanahoria de la vida o que te dediques a huir de tus fantasmas.

¿Algo de eso es libertad?

Cuando te encuentres perdida tras algún fantasma, o alguna quimera, prueba a agradecer. Prueba a agradecer el hecho de estar respirando, y a ver cómo te encuentras cuando lo haces. Se trata de darte un momento de break, escuchar el sonido de tu respiración y sentir cómo estás. 

Recuerda, las sesiones de terapia Gestalt conmigo te interesan para desarrollar tu potencial.

Gracias por estar. 

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkedin
Contact us
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkedin
Contact us