Hoy en día somos muchos los que padecemos de ansiedad y angustia, en este articulo me propongo poner algo de luz sobre estos estados y proponer la visión de la Gestalt para hacerle frente.

Según la RAE la ansiedad es la “angustia que suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis, y que no permite sosiego a los enfermos”.

Aunque la RAE contemple la ansiedad solo en experiencias de enfermedades, lo cierto es que es bastante normal experimentar ansiedad estando sanos: delante de una entrevista de trabajo, una prueba medica, un examen o un viaje.

Si bien un cierto grado de ansiedad es funcional el problema comienza cuando se experimenta ansiedad sin una causa aparente o su intensidad y duración son excesivos.

Lo que diferencia la ansiedad de la angustia es la intensidad. Cuando la ansiedad es tan intensa, provoca síntomas físicos como taquicardia, sudoración, mareos u otros; se llama angustia, aunque el proceso es él mismo.

Ansiedad y angustia son síntomas de una dinámica más profunda de la psique. Por esto, no es tan interesante eliminar el síntoma, sino escucharlo. Es importante saber qué es lo que genera la ansiedad para poder trabajar sobre el origen.

En la terapia Gestalt consideramos que la ansiedad es el resultado de un proceso de futurización en el cual anticipamos catastróficamente los resultados y tenemos una sensación de miedo e impotencia de cara a lo que nos espera.

Lo interesante es ver para qué necesito futurizar y, sobretodo, para qué futurizo en negativo. Cuando futurizo, puedo deducir que no estoy cómoda «aqui y ahora».

¿Cómo es esto?

¿Que dificultad hay en el momento presente?

¿Qué es lo que me empuja a ir al futuro?

Estas preguntas son interesantes para saber cómo hago para escaparme al futuro. Sin embargo, el objetivo es aprender a quedarme en el presente y para esto la mejor es aprender a escuchar la respiración.

La respiración es un acto que damos por descontado cuando es la llave para vivir el presente. Lo único que realmente necesito hacer aquí y ahora es respirar y cuándo sigo – escucho – la respiración es cuando vivo en el momento presente.

Cuando se sufre de ansiedad es importante recordarse de inhalar por la nariz y exhalar por la boca. Si inhalamos por la boca puede ser que entre demasiado aire en nuestros pulmones y pasemos a hiperventilar y esto no nos interesa para calmarnos.

Cuando futurizamos, estamos utilizando la fantasía. O sea, estamos imaginando que algo va a pasar de una determinada manera, entonces sí de fantasía se trata, ¿porque no fantaseamos algo espeluznante?

Las imaginaciones y la fantasía son libres y tanto podemos utilizarlas para visualizar situaciones de miedo y desamparo cómo para visualizar cuentos de hadas y finales felices.

Total… todo es irreal, tanto la fantasía catastrófica como la fantasía de color de rosas.

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkedin
Contact us
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkedin
Contact us